martes, 3 de abril de 2018

Amenaza de Golpe Militar dentro del Golpe en Brasil


En la noche de hoy, martes 3 de abril, el comandante del ejército brasileño, máxima autoridad militar del país, Eduardo Villas Bôas, redactó un Tweet que no puede ser leído sino como una amenaza de golpe militar. Mañana, miércoles 4 de abril, será votado en el Supremo Tribunal Federal (STF) el pedido de habeas corpus de Lula, que en el caso de ser aceptado, impediría su prisión en las próximas semanas. El proceso en contra del expresidente fue lleno de irregularidades, fruto de una persecución política que es denunciada por todos los sectores de la izquierda, incluidos los críticos al PT. Sin embargo, los medios masivos de comunicación y sitios webs de ultraderecha, aliados del poder judicial, configuraron el sentido común de las clases medias brasileñas de forma a que Lula y el PT sean los mayores corruptos del país, siendo la concesión del habeas corpus la destrucción de la supuestamente exitosa lucha contra la corrupción realizada por la Lava-Jato. Al señalar, pocas horas antes de la toma de decisión del STF, que comparte el anhelo de todos los "ciudadanos de bien" en contra de la impunidad y al mostrarse atento a las misiones institucionales del ejército, Villas Bôas no hace otra cosa que indicar su disposición a dar un Golpe de Estado caso Lula vea garantizados sus derechos ciudadanos. Cualquier otra interpretación peca de ingenuidad.

Muchos generales han respondido al tweet con su adhesión decidida a órdenes que provengan de Villas Bôas.


Hasta la amenaza del general, todo indicaba que Lula tenía entre los once jueces del STF cinco votos favorales al habeas corpus y cinco en contra, siendo incierto y por tanto decisivo, el voto de una ministra, Rosa Weber.


Siguen la traducción y la imagen del tweet orignal:


“Aseguro a la Nación que el Ejército Brasileño juzga compartir el anhelo de todos los ciudadanos de bien de repudio a la impunidad y de respeto a la Constitución, a la paz social y a la Democracia, así como se mantiene atento a sus misiones institucionales.”


 (hacer click sobre la imagen para aumentar su tamaño)

lunes, 26 de febrero de 2018

La música brasileña de 2016 y 2017 en 15 discos

Desde los años sesenta-setenta, Brasil no vivía un período de creatividad musical como el de esta década. Grupos independientes lanzan todos los años decenas de discos que navegan entre géneros y dan para todos los gustos. Como dice Danú, de la Roda de Cantautoras del DF, hace falta también formar públicos que acojan el arte musical contemporáneo, algo que intentamos contribuir desde este blog. Los 15 discos abajo son los que más me impresionaron en los últimos dos años. No que sean los mejores, hay muchos otros que han sido celebrados por oyentes y por la crítica, sin que haya podido yo darles la atención debida. Están enlistados por algo así como su género, sin orden de preferencia. Ojalá puedan disfrutarlos, son de lo que no hay.

Cabezas  pensantes  en  favor  del  arte  danzante

Baiana System: Duas Cidades (2016)

El nombre y la esencia del grupo vienen del sound system jamaiquino y de la guitarra baiana, instrumento alrededor del cual surgieron los "trios elétricos”, los grandes camiones que llevan grupos musicales por las calles de Salvador durante el carnaval. Se trata, pues, no sólo de música, sino también de sus formas de transmisión, de modo que Baiana System es menos un grupo y más un sistema musical. En el CD se conjugan numerosos músicos cuyas grabaciones se constituyen en bases que van siendo reinventadas en vivo. Las composiciones del guitarrista Roberto Barreto y del estudioso del system Russo Passapusso navegan a través de numerosos ritmos afrodiaspóricos, mientras Passapusso intercala refranes de la cultura popular y propios. Cada canción es el encuentro y desencuentro de muchos pedazos de nuestros mundos.


Nuevas Ruralidades

Dos poderosos tríos instrumentales de lugares muy distintos conjugando, cada uno a su manera, belleza y violencia.


Onça Combo: Onça Combo (2017)


El trio de Paraíba, conformado por violas y guitarras (Thiago Leiros-Costa), saxofones (Stephan Thomas) y percusiones (João Cassiano “Cassicobra”), grabó en-vivo-en-estudio este su primer registro. Traduzco parte de su texto de divulgación en Youtube:
Onça Combo es un proyecto musical de investigación de la confluencia de las tradiciones estéticas y místicas indígenas, ibéricas y latinas encontradas en Brasil, particularmente en el Nordeste. La Onça (Jaguar, Panthera onca), un animal de gran protagonismo simbólico en toda América -y en notable riesgo de extinción- es invocada aquí para honrar una tradición estética libre y visceral, latina, brasileña. Buscamos explorar algunas mezclas aun poco populares entre estas tradiciones, concentrados en la vocación para una música espiritual, libre y dramática que hay en América del Sur. La rusticidad y la libertad harmónica de parte de la música folk (por veces, naïff) sudamericana es también una influencia central. Otra fuerte guía es el jazz, en su definición más amplia, con énfasis en aquellos que buscan una estética de espiritualidad y transcendencia..


Macaco Bong: Macaco Bong (2016)

El grupo mato-grossense Macaco Bong es el primer gran nombre de la música brasileña del s. XXI. Entre la guitarra de Bruno Kayapy y la batería de Ynaiã Benthroldo, empezaron a construir en el 2004 un universo espectacular que recogía todas las influencias habidas entre el interior brasileño y el rock internacional. Kayapy logró mantener el grupo tras la salida de Benthroldo y en 2016 sacó este CD homónimo, como afirmando la persistencia de la identidad del proyecto, que resistió inconfundible a los cambios. En corto, es un disco de rock, siendo algo forzado resaltar sus elementos rurales, que claramente no son centrales como lo fueron en su EP de 2011, pero no por su intermitencia dejan de ser determinantes, especialmente en canciones como Baião Stoner o Saci Caraquente.



Rock


Kiko Dinucci: Cortes Curtos (2017)

Dinucci debió ser un adolescente bastante rebelde pues se insubordinó hasta contra el punk. Abandonó la guitarra eléctrica por la acústica y poco a poco se fue transformando en uno de los más grandes sambistas del país y, si no el más lúcido, sí el dueño de una maravillosa lectura de la escena musical brasileña contemporánea. Participó en la primera década del siglo de numerosos proyectos musicales y desde el 2012 se enganchó nuevamente con la guitarra eléctrica en magníficos proyectos -entre otros, los de Metá Metá, Juçara Marçal o A Mulher do Fim do Mundo de Elza Soares-. Pasó entonces a sentir la necesidad de dialogar con su yo adolescente, como mostrando que el punk podría funcionar fuera del universo cuadriculado en que lo habían encerrado. Desde por lo menos 2015, pasó a presentar en vivo canciones que partían del punk hacia otros universos, siendo Cortes Curtos producto de esta experiencia, un entrañable y violento ensamble de ideas personalísimo. En una entrevista, Dinucci llegó casi a decir (o yo, lego y morboso, casi a escuchar) que el punk era más africano que la tradición hegemónica del samba. La repetición de acordes cortos, percusivos, es lo que parece permitirle conectar el punk con la musicalidad africana.
En una entrevista, Dinucci llegó casi a decir (o yo, lego y morboso, casi a escuchar) que el punk era más africano que la tradición hegemónica del samba. La repetición de acordes cortos, percusivos, es lo que parece permitirle conectar el punk con la musicalidad africana.  

Corte: Corte (2017)

De forma diferente a Cortes Curtos, Corte es también un proyecto transgeneracional, compuesto por integrantes de Bixiga 70, grupo paulista formado en el 2010, con Alzira E, una de las grandes músicas de la Vanguardia Paulista de los ochenta. El bajista y guitarrista Marcelo Dworecki invitó a Alzira con la intención de hacer algo pesado, ruidoso, diferente de lo que venían haciendo cada quién en sus respectivos proyectos –de ahí el nombre Corte-. Con Alzira en el bajo -por primera vez en 40 años de carrera-, Cuca Ferreira en la flauta y en el sax, Daniel Gralha en la trompeta y Fernando Thomáz en la batería, diez canciones de Alzira ganan vida en medio a diálogos disonantes entre los instrumentos, entre los cuales los versos de Alzira o de sus compañeros arrudA y Tiganá resuenan implacables en la voz de la cantante.


Carne Doce: Princesa (2016)

El quinteto de Goiânia es liderado por la pareja Salma Jô y Macloys Aquino, quienes componen, respectivamente, letra y música de cada canción del grupo, integrado por otros tres instrumentistas hombres. Pero es Salma Jô quién, por sus letras inquietantes, su carisma dentro y fuera del palco y su potencia vocal, abandera al grupo. Envuelta por el momento efusivo de los movimientos de mujeres en Brasil (y América Latina), Salma dedicó la mayoría de las letras de Princesa a las cuestiones abiertas por el feminismo, filtrado por lo que ella misma denomina el egoísmo de su perspectiva personal. El resultado son letras fuertes y provocadoras que, junto a su voz, contrastan y se complementan formidablemente con la suavidad del rock de Macloys y los otros músicos del grupo. La recepción de las letras por el feminismo, sin embargo, inquieta por veces a Salma, quién parece entender que se le exige un posicionamiento ejemplar que ella rechaza, así como percibe lecturas celebrativas de sus letras, que no aprecian su carácter inquisitivo. El videoclip de Falo vino a ser una respuesta a estas lecturas apresuradas de sus canciones.


Macaco Bong: Deixa Quieto (2017), la versión Kayapi del Nevermind de Nirvana

La generación de los integrantes originales del Macaco Bong tuvo en Nirvana su grupo de referencia máxima. Desde el 2009, el grupo sopesó la posibilidad de un disco homenaje y en el presente año el integrante fundador del grupo, Bruno Kayapi, decidió materializarlo. La lindísima portada y los títulos de las canciones reivindican el carácter humorístico del grupo, lo que, afirma el guitarrista, se entremezcla sin problemas con la rigurosidad del trabajo: el grupo ensaya exhaustivamente, buscando el flujo máximo de ideas que luego Kayapi traduce en pormenorizadas partituras, que incluyen hasta la última nota de cada solo. Asimismo, las referencias se multiplican: ZZ Top, Mutantes, Melvins, Rage Against the Machine, Secos & Molhados y sus propias canciones previas son rescatadas para inspirar la forma de un trabajo que es bastante Nirvana, pero que aún más Macaco, aún más Kayapi.


El samba no inofensivo de São Paulo

El samba de São Paulo siempre tuvo sus propias particularidades y en este milenio vio nacer una generación que resiste artística y discursivamente al efecto excesivamente homogeneizador de las influencias -necesarias y deseables- provenientes de ciertas tendencias de Rio de Janeiro. En solitario o en variados proyectos conjuntos, artistas como Rodrigo Campos, Douglas Germano, Kiko Dinucci, Romulo Fróes o Marcelo Cabral, vienen reivindicando la heterogeneidad del samba y su vínculo necesario con las músicas del presente. Tuerto, no-inofensivo, sucio son algunos de los adjetivos que sus sambas vienen coleccionando.


Rômulo Fróes: Rei Vadio, a música de Nelson Cavaquinho (2016)

El sambista carioca, Nelson Cavaquinho (1911-1986), autor de más de 400 canciones entre las décadas de 1930 y 1980, era exquisito y vulgar, hermoso y mórbido, bohemio y evangélico. Sus preciosas canciones nos llegan mediante grabaciones poco pulidas, destacándose la rispidez de su voz etílica. No es, pues, raro que se volviera un ícono para el heterogéneo grupo de músicos paulistas que veneran el samba más que a cualquier cosa, pero que se imponen el trabajo de desacralizarlo. Fróes, uno de los representantes de esta generación amorosa y herética, se propuso un homenaje a Cavaquinho que fuera fiel a su aspereza. "Cuando paso cerca de las flores/ parece que dicen así/ ¿será que mañana adornaremos tu fin?", versos resonados por la voz de Dona Inah en Eu e as Flores, constituyen una muestra especialmente conmovedora del universo recriado por Fróes. .


Douglas Germano: Golpe de Vista

Tras tres décadas de composición, Douglas Germano lanza su segundo álbum -si pudiera pagar el estudio, dice, grabaría uno por año-. Buscó que el disco sonara como él toca y canta, resaltando de sí el carácter de compositor, aun cuando tiene una voz hermosa y es un eximio multiinstrumentista: a excepción de los de soplo, asume todos los instrumentos del disco: guitarra, cavaquinho y los de percusión, incluida la caja de fósforos que siempre le acompaña. Ello da cierta homogeneidad al disco que, sin embargo, tiene en cada canción un universo propio, cuya especificidad musical queda acentuada por letras impactantes.


Espiritualidad y ancenstralidad africanas

Serena Assumpção: Ascensão (2016)

Los búzios, es decir, los oráculos del Santuário da Irmandade do Ilê de Pai Dessemi de Odé le solicitaron a Serena la grabación de un disco que contemplara la riqueza musical de este centro afro-religioso. El CD salió en mayo del 2016, tras cinco años de investigación, dirigiendo Serena a grandes nombres de la música brasileña, como los de su hermana Anelis, su cuñado Curumin, Metá Metá, Tetê Espíndola, Xênia França o Céu. Cada una de las trece canciones es dedica a un orisha (orixá), siendo en su mayoría de autoría colectiva afro, en portugués, yoruba o kikongo, pero también las hay compuestas por Serena y por Gilberno Martins. Caetano Veloso llegó a grabar una canción que finalmente no salió en el disco, pero que se puede escuchar aquí.

Serena fue también hija de Itamar Assumpção, el más maldito de los malditos genios musicales brasileños, y falleció cómo él de cáncer, pocas semanas antes del lanzamiento del CD.
 


Luedji Luna: Um corpo no mundo (2017)


Um corpo no mundo es la expresión del encuentro de Luedji, compositora y cantante baiana, con hombres y mujeres africanas en São Paulo. Llegando de Salvador de Bahia a la mayor metrópolis del país, Luedji no se reconoce en los cuerpos de la ciudad, hasta encontrarse con la migración africana. Percibe la necesidad de afirmar su ancestralidad, integrando la África de hoy -ella se dice, por ejemplo, muy influenciada por compositoras angolanas y caboverdianas- al universo musical baiano, desde una serenidad notable que se aproxima al soul brasileño. Junto a un queniano, un paulista hijo de congoleses, un cubano, un baiano y un sueco radicado en Bahia logra una música hermosa, en dónde se conjugan como que por magia ritmos pulsantes, melodías suaves y fuerza vocal.


Rap

El “rap nacional” o “rap-br” tuvo en el 2017 un año fenomenal. Las dos obras más destacadas, de Rincón Sapiência y Baco Exú do Blues, tienen importantes coincidencias. Aun cuando los autores ya eran conocidos en la escena por EPs y singles, son discos debut, sendos trabajos temáticos: el de Exú do Blues alrededor de las relaciones entre humanidad y deidad, el de Rincón a partir de la experiencia de libertad de un esclavo que asesina a su señor y se da a la fuga. Ambos buscan también dejar patente su distanciamiento de la tradición rapera estadunidense: Exú do Blues adoptando con una única excepción samplers de músicas brasileñas y Sapiência a través de un grupo conformado a partir de sus investigaciones sobre la música contemporánea de África, continente que ya visitó dos veces.


Baco Exú do Blues: Jesús (2017)

"Esú" -uno de los nombres de Exú, el dios, el orisha (orixá) mensajero- se escribe en la portada del CD sobre el nombre de Jesús, Jesús, algo temerario en un país dónde el fanatismo cristiano asesina regularmente a creyentes de religiones afrobrasileñas. Pero antes que rechazado, Jesús es incluido en la obra, al lado de Exú y de Baco, como deidades intermediarias entre el mundo humano y el divino. “siento que el mundo tiene miedo de mí, miedo de mí, mitad hombre, mitad dios y los dos sienten miedo de mí”, reza en la canción título. El rapper baiano, de tan sólo 21 años, hace un disco sobre sí y sobre cada quién, sobre nuestras amplias potencias y la violencia y la fragilidad con la que las sentimos. Por detrás de la confusión mental -todo favelado es un universo en crisis, decía el genio del rap Mano Brown- el disco va sin embargo buscando una afectividad reconciliadora del sí mismo individual y colectivo, no en vano nos llama a sus oyentes “facção carinhosa”.



Rincón Sapiência: Galanga livre: (2017)

“Mi verso es libre / Nadie me cancela / Como Mandela / Saliendo de la celda”… rimas cortas, llenas de humor, atraganta al o a la oyente que no termina de asimilar un verso y ya recibe otro. Ya desde su asumido vanidoso visual africano, Sapiência exhala afirmatividad. Preguntado por el avance conservador en Brasil, no duda en calificarlo de reacción a la verdadera ola que es negra, que viene de años de conquistas importantes a las que no van a ceder. Aunque hay espacio para recordar el dolor del pueblo negro, la narrativa es la de quién se libera con las propias manos –“¿sangre de esclavo? No, lo salté / Voy más lejos, sangre de rey”- y goza lo ganado y aquello que se está ganando. A la música africana se unen el samba, el rock, el soul romántico heredado de Tim Maia o Sandra de Sá, la música jamaiquina y tantos ritmos brasileños, hay mucho que celebrar y muchas formas de hacerlo.

El Golpe densifica la música

No logro conciliarme con los nuevos álbumes de dos grupos hacia los cuales más cariño tengo, Metá Metá y Boogarins. A cada cierto tiempo los vuelvo a escuchar, no dejo de admirarlos y reconocer su calidad, pareja o incluso superior a la de sus discos anteriores, percibo cosas que me gustan un montón, pero aún así es más lo que incomoda. Quizás no sea más que mi nostalgia hacia sus discos previos, pero quizás sea simplemente que es difícil asimilar que la alegría se ha contaminado.

Metá Metá: MM3 (2016)

https://open.spotify.com/album/6nqAQH1bWGt8xZR8m0AHUl
Es quizás el grupo más inspirador de esta maravillosa década del 10. Metá Metá significa tres en uno en yoruba. Formado por la cantante Juçara Marçal, el saxofonista Thiago França y el guitarrista Kiko Dinucci. Los tres integrantes tienen en común la pasión por el estudio de la música popular del país, la adopción de la espiritualidad africana y la auto-imposición de iconoclastia. Sus dos primeros CDs, lanzados en el 2011 y en el 2012 traían una riqueza rítmica y melódica inigualable, potencializada por la fantástica calidad de los tres músicos y sus acompañantes. MM3 resultó ser mucho más pesado que el disco de 2012, quizás, como fue sugerido por un periodista español y asumido por ellos mismos, en respuesta a los tiempos que tocan vivir en Brasil, de un Golpe de Estado que se acentúa permanentemente. A mí, que me encanta casi toda la música pesada, me llama la atención que no logre conectarme con este disco. En todo caso, es obvio que MM3 es un cedezazo, ¡que ustedes puedan disfrutar lo que aún no logro!


Boogarins: Lá vem a morte (2017)

“Quizá haya sido siempre así. Pero parece que estamos viviendo en un período en dónde puedes sentirte bastante próximo de un final infeliz”, así nos introduce al disco el cantante, guitarrista y compositor Dinho. Si bien las canciones de Boogarins han sido casi siempre irregulares, desdoblándose y redoblándose sobre sí mismas, mantenían cierta suavidad y alegría, acentuada por el buen humor juvenil de muchas de sus letras, presentaciones y sesiones fotográficas. Lá vem a morte no impresiona por el más pronunciado experimentalismo, que en realidad prolonga una tendencia claramente perceptible en la trayectoria de la banda, sino por la morbidad, acentuada por sintetizadores que con frecuencia pone en segundo plano las guitarras maravillosas de Dinho y Benke. De todas formas, el disco tiene momentos excelentes y grandes canciones, como Foi Mal o Corredor Polonês, que en vivo vienen sonando aún mejor.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Intervención militar en Rio de Janeiro: la vieja política retoma la hegemonía conservadora

Danilo Assis Clímaco


Marinho (presidente de la Globo): Nos dijeron que usted no estaba contento con parte de nuestros posicionamientos. (silencio prolongado). ¿Usted tiene algo que decir, presidente?
Temer (ilegítimo presidente): No, quienes pidieron la reunión fueron ustedes.
(Anécdota que a Temer le gusta repetir, sobre su última reunión con Marinho)


Foto publicada por la Folha de São
Paulo, 21 de febrero de 2018
A costa de la vida de las gentes más pobres y menos blancas del país, la intervención militar -o “intervención federal sobre la seguridad pública”, dirigida por un general- en Rio de Janeiro es testimonio de una importante reorganización de las fuerzas conservadoras en Brasil. Entre mayo y septiembre del año pasado, una parte mayoritaria del empresariado, del sector judicial y de los medios de comunicación (con Globo a la cabeza) buscaron obligar a Temer a renunciar, con lo cual se desharían de los costos financieros y morales de sostener a un grupo extremadamente visible de políticos corruptos. En junio hice un diagnóstico de la situación que se puede leer aquí.

Temer & Cia llevaban todas las de perder, puesto que había audios suyos autoincriminándose y filmaciones de intermediarios recibiendo maletas de dinero. Sin embargo, con la ayuda del más influyente juez del país, Gilmar Mendes, lograron además de resistir, invertir las posiciones. Algunos de los que habían incriminado a Temer (los multimillonarios empresarios del grupo JBS, líder mundial en el mercado de carnes) han ido a parar a la cárcel y parte del sector judicial que los apoyó fue desmoralizado, incluido el ex Procurador General. Los demás grupos que buscaban forzar a Temer a renunciar han debido asumir la derrota y aceptar un nuevo e indeseado pacto. La Globo había apoyado al gobierno Temer de manera directa hasta el 17 de mayo, cuando divulgó los audios en que éste se autoincriminaba y solicitó explícitamente su renuncia. Ahora tiene que retractarse dentro de lo posible y sumarse a la estrategia conservadora trazada por Temer, Mendes e integrantes del Ejército.

La intervención militar es una estrategia simbólicamente muy apelativa, pero también de riesgo: el ejército impone respeto, pero como el mismo jefe de las fuerzas armadas ha reconocido, carece de formación para interactuar con la población. Los errores en que incurren los soldados no son menores y cobran sus costos también en vidas humanas, además de que toda la institución castrense queda expuesta a ser cooptada por el supuesto enemigo, es decir, el narcotráfico (vide México). Por ello, una intervención semejante solamente es posible si cuenta con total compromiso de los medios de comunicación, maximizando los factores positivos de las acciones militares y ocultando las deletéreas. De ahí que se pueda afirmar que la intervención militar es el sello de un nuevo pacto entre los medios de comunicación y los políticos conservadores tradicionales. Unos y otros se comprometen por un período no sólo prolongado, sino de importancia política fundamental: el de las elecciones presidenciales de octubre, en las que se debe impedir a todo costo una victoria de la izquierda.  Ello amenazaría el monopolio de los medios de comunicación, las reformas económicas y la impunidad de los integrantes del actual gobierno, el más corrupto de la historia.

Dado el contexto que permitió la intervención, indaguemos sobre sus objetivos, considerando algunas de las numerosas hipótesis explicativas que ha levantado la izquierda, no sin desconcierto:

1.      Programar el fin de la “Era Lava-Jato”.
Desde las primeras prisiones decretadas por la Lava-Jato, a finales del 2014, Brasil entró en un proceso vertiginoso alrededor de una lucha teóricamente general contra la corrupción, pero que en la práctica buscaba el Impedimento/Golpe a Dilma y a la candidatura de Lula a la presidencia en este 2018. A cada dos o tres semanas surgía una noticia bombástica -frecuentemente falsa total o parcialmente- que incendiaba el sentimiento de indignación de las clases medias contra los políticos en general, pero sobre todo contra el PT. La tensión es enorme, las expresiones de odio en internet y en la calle (1) en contra de las izquierdas muy recurrentes. Sin embargo, en la tarea de alcanzar al PT, casi todos los políticos capitalistas liberales terminaron por ser incluidos como acusados en investigaciones de la Lava-Jato. Para que sean absueltos o sus investigaciones anuladas, sin que se evidencie el bies de los medios de comunicación, se hace necesario desviar el foco de atención, por lo que se prepara el terreno para que la Lava-Jato salga de escena tras la prisión de Lula, que según el guion conservador debe ocurrir en abril. La guerra contra la corrupción en general y contra la del PT en particular dejará su lugar a la guerra contra el narcotráfico en general y contra los traficantes de mediano porte en particular, con lo cual el espíritu de indignación cultivado en esos últimos años no se extinguirá pero se trasladará a otro rubro.

2.      Dar un sentido al gobierno Temer en el 2018.
El ilegítimo presidente cumplió con eficacia casi todas las tareas que le fueron encargada por el empresariado -entre ellas, comprometer por 20 años los gastos en educación y salud y derribar derechos del trabajador consolidados en la década de 1940-. Le faltará sin embargo una de las más importantes: la reforma del sistema de pensiones que pondría una inédita edad mínima para la jubilación (en un país dónde la mayoría trabaja desde la infancia), puesto que los diputados no quieren poner en juego su reelección a finales de año aprobando una medida tan impopular. Así, la intervención militar es también una mera excusa para la permanencia de un gobierno que ya cumplió sus objetivos posibles.

3.      Alcanzar apoyo mediático para sí, para su círculo y/o para los militares
La impopularidad de Temer es insalvable, nadie lo contempla como candidato a la presidencia, aunque quizás su delirante círculo íntimo le haya convencido de lo contrario. Pero algunos de sus ministros, notoriamente el de economía, Henrique Meirelles, podría intentar sucederlo, así como algunos de los militares próximos al presidente. El sentimiento de indignación en contra de la política tradicional, que conlleva importantes rasgos fascistas, abrazaría de buen grado un outsider que vociferara por una severa represión ante el crimen.

4.      Ensayo represivo ante posibles manifestaciones en contra de la prisión de Lula y/o de manifestaciones en contra de las medidas del gobierno.
Rio no es el Estado con mayor violencia del país, por lo que su militarización puede deberse a la capacidad de movilización popular que existe en el Estado. No es lo más probable, pero la prisión Lula podría provocar protestas radicales, por lo que el ejército actuaría como elemento intimidatorio. También cabe prevenir la indignación frente a probables impugnaciones de candidaturas de la izquierda a la cámara, al senado o a gobiernos estaduales.

5.      Reducir el número de facciones traficantes en Rio y/o subordinarlas al “PCC”
Alexandre de Moraes, exministro de justica del actual gobierno y hoy bajo la influencia de Temer y Gilmar Mendes en el Supremo Tribunal Federal, ya defendió como abogado a Transcooper, empresa asociada al “Primer Comando de la Capital” (PCC), el más grande grupo narco del país. En diferentes momentos de su vida pública, Moraes tomó decisiones favorables al PCC. Pero es notable que, pese a tener presencia en casi todos los estados de la república, el PCC no tenga presencia significativa en Rio. En esta ciudad hay un gran número de grupos narcotraficantes, históricamente enfrentados, suponiendo un rompecabezas difícil de enfrentar. Reducir el número de grupos, para ponerlos o no bajo la influencia del PCC, podría ser uno de los resultados buscados. En ambos casos, los grandes controladores del tráfico tendrán mayor facilidad para incrementar sus ganancias. Pero ¿quiénes serán las cabezas del tráfico en Brasil? Podrían ser nombres tan importantes como Zezé Perrella, senador que tuvo un helicóptero de su familia arrestado con 445 kg de pasta básica de cocaína, o el actual ministro de agricultura, y el mayor soyero del mundo, Blairo Maggi, de cuya hacienda salió un avión que luego fue arrestado con653 kg de cocaína. Nada de ello fue investigado.

Otro hecho importante, que es algo más que anedóctico: en el carnaval terminado hace una semana, quedó en segundo lugar en Rio de Janeiro una escuela de samba que denunció la re-esclavización contemporánea del pueblo brasileño. Uno de sus coches alegóricos traía a un vampiro -como cariñosamente es llamado Temer por sus enemigos- con la faja presidencial. Fue el tema más comentado de todo el carnaval y los medios de comunicación y articulistas conservadores se quedaron nítidamente incomodados. La escuela quedó en segundo lugar y participó el último sábado en el tradicional “desfile de las campeonas”, sin embargo, impidieron que el Vampiro usara la faja presidencial. Censura nada sutil.


(1) Por poner ejemplos muy próximos: en marzo del 2016, en un evento tan ajeno a la política, el show de Iron Maiden en Brasilia, escuché a cerca de 10 mil personas empezar de la nada a gritar “Eh, Dilma, que te den por el culo”. En la misma semana, mi hermano había visto en la ciudad vecina de Goiânia, una manifestación de decenas de personas en un centro comercial en contra del PT. A otro amigo le rompieron un vidrio del coche por llevar una pegatina de otro partido de izquierda.

martes, 3 de octubre de 2017

Alentos indígenas: pensar e transformar América Latina

Texto que publiquei em Educativa, Goiânia, v. 19, n. 1, p. 814-837, set./dez. 2016. Seu objetivo é chamar a atenção dos e das brasileiras para as claves importantíssimas que os povos indígenas nos oferecem para reaprendermos a lutar... pois já é hora de sairmos da apatia!! Agradeço muito o convite de José Maria Baldino, que permitiu materializar o que há muito desejava.

Resumo: A crise provocada pela modernidade não pode ser resolvida por ela mesma. Os povos indígenas, representantes máximos do passado contra o qual luta a modernidade capitalista e colonial, oferecem uma memória de luta que favorece uma coesão interna e democrática da coletividade, assim como uma associatividade entre povos de diferentes tradições históricas. No momento em que as elites mundiais optaram por aprofundar a financeirização - destruindo drasticamente o trabalho digno e as condições de vida no planeta- e quebrar a lógica estatal e interestatal nas quais se baseavam muitas esperanças de democratização social, as formas organizativas indígenas oferecem elementos para a reconstrução da vida cotidiana e das lutas por um futuro carente de violência arbitrária. O texto oferece um panorama de teorias e lutas latino-americanas que estão, desde o século XIX, profundamente influenciadas pela resistência indígena, delineando uma compreensão das lógicas de poder globais alternativas às propostas pela modernidade colonial e capitalista.

Palavras chave: Povos Indígenas, Movimentos Sociais, Pensamento Latino-americano, Colonialidade do Poder.


Aqui está a conferência que deu origem ao texto:

lunes, 26 de junio de 2017

El patriarcado dependiente, por Rocío Silva Santisteban

La formación del patriarcado no se da de un momento a otro, sino en el transcurso de 2.500 años. Gerda Lerner, historiadora, analiza el origen del patriarcado en Mesopotamia entre 6.000 y 3.000 antes de Cristo: “El patriarcado es la institucionalización del dominio masculino sobre las mujeres y niños de la familia y la ampliación de ese dominio sobre las mujeres en la sociedad” (Lerner 1990). El sistema patriarcal sería, entonces, una construcción previa a la sociedad de clases y la esclavitud que tuvo lugar mediante la extensión e institucionalización de la subordinación femenina dentro de la familia.

Para Lerner, el patriarcado instaura con los años una devaluación simbólica de las mujeres: primero vinculadas a la tierra y lo divino, pasaron a ser subordinadas gracias al monoteísmo como metáfora de base de la civilización occidental. Posteriormente, la filosofía aristotélica proporcionará la otra metáfora: las mujeres son seres humanos incompletos y defectuosos, de un orden totalmente distinto a los hombres. Con estas dos metáforas, la subordinación de las mujeres se ve como “natural” y, por tanto, se torna invisible, consolidando con fuerza al patriarcado como una realidad y como una ideología.

En el Perú, con la conquista se impuso también la feminización del indígena para justificar la dominación. Danilo de Assis Clímaco, en su tesis de doctorado para la Universidad Autónoma de México–UNAM referida a los conflictos sociales en Colombia, México, Bolivia y Perú, incluyendo Cajamarca, propone un concepto para entender la diferencia entre estas dos clases de varones: patriarcado dependiente.

Si el patriarcado tradicional es la alianza entre hombres como forma de garantizar la dominación de las mujeres y su explotación, obteniendo no solo los productos de diversas formas de trabajo, sino también confort afectivo y simbólico, De Assis sostiene que todo patriarcado obedece a la forma de alianza entre hombres, por lo tanto, es el eje de disputas/conflictos/alianzas más importantes que el eje de vertical sobreposición hacia las mujeres: “El patriarcado en Hualgayoc es dependiente en la medida en que su fuerza se basa en las formas de organización familiar impulsadas por las élites coloniales y republicanas que buscan jerarquizar las relaciones entre hombres y mujeres como forma de control poblacional: la obtención de tributo simbólico y material que extraen los hombres de las mujeres favorece un orden social menos rebelde a la dominación y explotación colonial” (De Assis Clímaco 2016).


El patriarcado dependiente se basa en “un pacto desigual entre las élites masculinas colonizadoras y los hombres de los pueblos a los que se buscaba colonizar” (De Assis Clímaco 2017). Es importante tener en cuenta este marco conceptual para poder entender las alianzas que se establecen, inequitativas, entre los hombres de campo, ronderos, gobernadores locales y autoridades en las zonas de expansión de las empresas extractivas y los funcionarios, gerentes de desarrollo social o incluso los propios guardias de seguridad.

sábado, 17 de junio de 2017

Brasil: la hidra del Golpe ve un combate a muerte entre sus cabezas

Danilo Assis Clímaco

15 de junio del 2017

Gilmar Mendes siendo aplaudido por Michel Temer
La semana pasada, el Tribunal Superior Electoral (TSE) ofreció lo ridículo como espectáculo. Entre martes y viernes, la población brasileña se avergonzó a diario por lo que ya sabían que iba a ocurrir: la absolución de la plancha Dilma-Temer de la acusación de crimen electoral, pese a que el juicio había sido diseñado para condenarla. El principal responsable fue Gilmar Mendes, presidente del TSE, quién hace tres años puso en marcha una estrategia llena de irregularidades para destituir a Dilma del cargo de presidenta, como alternativa, en caso de fracaso de la estrategia del Golpe mediante impeachment parlamentar. Como ésta prosperó, fue necesario que Mendes absolviera a un antiguo aliado, Michel Temer, el Ilegítimo. Toda una serie de indicios de crímenes que habían sido levantados por la investigación orquestada por Mendes debieron desmentirse, puesto que el encargado de relatar el caso, el juez Hernam Benjamín, se impuso la tarea de afirmar el guion original y exigirle a Mendes desdecirse punto por punto. De forma no tan sorprendente, Mendes pareció disfrutar el exponer su incoherencia, orgulloso de que Brasil viera, una vez más, el poder de su arbitrariedad en todo su esplendor.

Un manejo tan cínico de las leyes no es novedad. Lo sorprendente es que no sólo no fuera encubierto, sino divulgado por todos los medios, la Globo principalmente. La clave que debemos buscar para comprender lo ocurrido está en el desencuentro entre los intereses que defienden Globo y Mendes. De un lado, el imperio comunicativo que, aun teniendo dificultades para hacer frente a la era del internet, tiene una capacidad insuperable para direccionar la auto-percepción de la nación. Del otro, el hijo de una familia terrateniente de Mato Grosso, el Estado brasileño cuyas haciendas más utilizan agrotóxicos y mano de obra esclava. Mendes se hizo abogado en Brasilia, se doctoró en Alemania y desde la década de 1990 se aproximó al principal partido liberal del país, el PSDB. Logró tal importancia que, en su último año como presidente, el 2002, Fernando Henrique Cardoso lo nominó para la mayor corte del país, el Supremo Tribunal Federal (STF).

El amplio tránsito adquirido entre los partidos conservadores proveyó a Mendes una comprensión política de la que carecen casi por completo sus compañeros del STF, con lo cual adquirió una capacidad de influencia en todo el sector judicial, la que a su vez le permitió ampliar la que ya tenía en el ámbito político. A mediados de la década pasada se transformó en el más importante operador político de la derecha, con total respaldo de la Globo.

Los orígenes de la discordia empezarían con la Lava-Jato, la amplia investigación sobre las relaciones entre las grandes constructoras nacionales y la Petrobras, iniciada en el 2014. Todos los indicios apuntan a que el núcleo duro de la Lava-Jato tiene un objetivo eminentemente político y totalmente alineado, entre la Globo, Mendes y el empresariado nacional e internacional, para: responsabilizar el PT por el sistema de corrupción -pese a que es notorio que haya sido creado por el gobierno militar hace casi 50 años- y permitir el regreso al gobierno de los partidos directamente alineados con el capital internacional. Por ello, pese a que la investigación mostraba que los partidos conservadores eran los principales beneficiarios del esquema de corrupción, la Lava-Jato los encubrió tanto cuanto pudo. La proximidad de muchos de los investigadores de la Lava-Jato con el PSDB es notoria y muchos de ellos defendieron públicamente el voto a su candidato, Aécio Neves, en las elecciones del 2014. Una parte minoritaria de la Lava-Jato, sin embargo, no se encontraba a gusto con este proteccionismo político y buscaba ampliar la investigación hacia los partidos neoliberales opositores al PT.

Gilmar Mendes percibió lo que ocurría y ofreció un apoyo parcial a la Lava-Jato. Sabía que era imprescindible para provocar manifestaciones callejeras en contra del gobierno de Dilma, necesarias para legitimar el Golpe. Pero también percibía que iba a ser imposible blindar a los sectores políticos conservadores por mucho tiempo. Las fuerzas de la Lava-Jato se harían incontrolables y el trabajo de amortiguarlas sería arduo y antipopular. De esta forma, Mendes ensayó algunas críticas al proceder de la Lava-Jato desde sus inicios, sobre todo denunciando sus más notorias ilegalidades: la extensión indefinida de prisiones preventivas como forma de coaccionar a los encarcelados a delatar para la condenación sin pruebas cabales que confirmaran los crímenes delatados.

Con la llegada de Temer al poder, Mendes se irguió como el principal costurero de las alianzas políticas y judiciales que pudieran blindar al gobierno y sus ministros más próximos -todos ya citados reiteradamente en la Lava-Jato-, comprando el silencio de la prensa mediante la promesa de aprobar leyes que supondrían una pérdida inédita de derechos en beneficio del empresariado nacional e internacional.

Entonces ocurrió lo que se intuía. Un grupo de la Lava-Jato de Brasilia, crítico al blindaje a los políticos conservadores, organizó un acuerdo de delación con los dirigentes de uno de los mayores patrocinadores de todos los partidos políticos, la empresa de productos cárnicos JBS. Desesperados con la posibilidad de ser encarcelados, los dueños de la empresa se dispusieron a grabar al mismo presidente de la República, así como al presidente del PSDB y excandidato a la presidencia del país, Aécio Neves. Lograron sacar del primero la anuencia para que siguieran pagando una mensualidad que callara a uno de los más influyentes políticos encarcelados por la Lava-Jato. De Neves grabaron conversaciones que describían de modo inequívoco la entrega de 2 millones de reales, siendo que el presidente del PSDB llega a decir sobre quién vendría a recibir el dinero “debe ser uno a quién matemos antes que delate”

Aun no se sabe bien quién organizó la delación de la JBS, pero se sabe que fue preparada por integrantes de la Lava-Jato sin el conocimiento de sus superiores y que el conjunto de sus resultados -incluido las grabaciones bombásticas de Temer y Neves- fueron divulgadas el 17 de mayo por la propia Globo, quién tampoco parecía saber qué estaba ocurriendo hasta la víspera. Solamente un repórter de Globo estaba por dentro de los meandros de la operación. Todos los demás estaban visiblemente sorprendidos, tartamudeando al pasar la información e incluso defendiendo a Temer. Solo al día siguiente habría la acostumbrada homogeneización de los informadores del imperio comunicativo: todos contra Temer, en un trabajo intensivo de denuncias con el objetivo de que el presidente renunciara ya el 18 de mayo. Pero ello no ocurrió. Probablemente asesorado por Mendes, el presidente denunció que la grabación había sido editada y que jamás renunciaría. Inició, asimismo, una contraofensiva, buscando investigar los integrantes de la Lava-Jato que lo acusan, así como a los procuradores y jueces que los sustentan y a los empresarios delatores de la JBS.

Globo hizo un cálculo político que resultó inexacto. Quizás se vio obligada a ello, puesto que JBS es una de sus principales anunciantes. En todo caso, ya no puede volver atrás y mantendrá la línea política anti-Temer. La mayoría de los medios secunda a Globo -con la importante excepción de O Estado de Sao Paulo, que mantiene un firme apoyo al presidente-. El Supremo Tribunal Federal parece, por primera vez en mucho tiempo, haberse liberado parcialmente de Mendes y seis de sus 11 integrantes deben apoyar a la Lava-Jato en las sucesivas votaciones que ocurrirán en aquella casa. Otros integrantes de las diferentes instancias judiciales también se alían con la Lava-Jato y son brindados con el reconocimiento público que les ofrece Globo. La opinión pública mantiene muchas esperanzas en la operación investigativa y solo un 3% apoya al presidente.

Pese a tan desventajosa situación, Mendes y Temer se prepararon para resistir. Para ello, tienen cuatro grandes bazas: a) el relativamente corto tiempo para las nuevas elecciones presidenciales -15 meses-; b) el hecho de haber avanzado significativamente con la enorme pérdida de derechos que requería el empresariado nacional e internacional, patrocinadores del Golpe; c) su capacidad de gestionar distintos negocios delictivos, manteniendo el apoyo de muchos grupos políticos que temen perderlo todo con el cambio presidencial; y d) son una esperanza de destrucción de la Lava-Jato, que pese a ser apoyada públicamente por todos los políticos, empresarios, jueces y medios, es temida profundamente por todos, incluso, si no más, por los que sustentan la posición anti-gobierno de Globo. La posibilidad de terminar tras las rejas y pagar miles de millones en multas, causa pánico. Los avisos de Dilma sobre los peligros en los que incurrían quienes rompían el acuerdo democrático para derribarla suenan hoy como una maldición profética. Que un empresario viera como única opción grabar al presidente del país -aun uno tan ilegítimo- no es baladí. Tampoco lo es que Globo rompiera súbita y unilateralmente su antiquísima relación con Aécio Neves y Michel Temer, presidentes de los más grandes partidos conservadores del país. No hay seguridad sobre el futuro inmediato de nadie, no hay confianza en ningún aliado. La derecha está enfrentada como nunca y carente de un horizonte de recomposición. Esta es la tremenda novedad y la razón del espectáculo ridículo vivenciado por todo el país la semana pasada.

El futuro lo brindarán las próximas denuncias. Muy probablemente, integrantes recién encarcelados del círculo inmediato de Temer irán a acogerse al mecanismo de delación como forma de disminuir sus penas. El contenido de estas delaciones podrá sepultar definitivamente al ilegítimo presidente. Sin embargo, si Mendes y Temer logran antes denunciar las tramoyas de sus más recientes adversarios, quizás puedan ser estos últimos los penalizados: incluso el poder judicial y los medios, hasta ahora preservados, empiezan a aparecer en las investigaciones. La destrucción de unos solo puede ser evitada por la que sufran los otros. Cabezas muy importantes rodarán los próximos meses.

Es un momento, por lo tanto, propicio para las izquierdas. Con más problemas de los que quisiéramos vienen organizándose, alrededor de la destitución inmediata de Temer, elecciones directas en 90 días y la anulación de las reformas liberales aprobadas. Sectores próximos al PT también dedican muchos esfuerzos para denunciar las innumerables ilegalidades que se cometen en los juicios contra Lula. El PT, sin embargo, es acusado por otros sectores de la izquierda de preferir ver a la derecha desangrarse en este año para que Lula mantenga su favoritismo en las elecciones del 2018. El PT lo niega rotundamente, pero lo cierto es que en la izquierda también hay una falta de confianza difícil de sanarse. En todo caso, la huelga del 29 de mayo tuvo gran participación popular y es probable que la convocada para los días 27 y 28 de junio sean aún más fuertes.

Fora Temer!


Diretas Já!